Hay argumentos esenciales y detalles que dan valor y peso a un título otorgado por la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra, UPSA.  La Universidad ha decidido darle un enfoque integral diferenciador, desde la formación profesional a la humana, que le ha merecido ser reconocida por séptimo año consecutivo, como la primera en el Sector Formación en el país, según el ranking Internacional de Reputación MERCO – Informe Bolivia.

Un directorio integrado por probos profesionales y empresarios bolivianos, se encuentra a la cabeza de la UPSA, que encomienda una formación de calidad y una gestión transparente a las autoridades académicas y administrativas de esta institución educativa. 

En 37 años de vida institucional, se han graduado 9.700 profesionales que se encuentran desempeñándose en los cinco continentes, ocupando cargos de liderazgo o son emprendedores con visión innovadora. Este común denominador de impactar en las sociedades donde trabajan, es un sello UPSA que se gesta por el cuidado y fortalecimiento de cada uno de los actores en la formación.

Comenzando por la calidad humana y profesional de los docentes, formado en diversas universidades del mundo, fortalece la visión global del estudiante y se destacan por su vocación, trayectoria, actualización y especialización. Ellos están comprometidos con su vocación de formador y guía del estudiante. Su capacitación pedagógica permanente y la relación docente-estudiante -como elemento central de la formación- permiten alcanzar altos estándares de calidad educativa.

Un grupo de docentes realiza tareas de formación e investigación y otros, cuya experiencia profesional, fortalece el vínculo universidad-empresa-sociedad. Este empeño diario se ve reflejado desde el primer semestre con la calidad de los trabajos que presentan los estudiantes de las 19 carreras.

El sistema semestral que aplica la universidad es otro de los porqués sus títulos son de peso. Este sistema, incluso el anualizado que se aplica en las carreras de Arquitectura y Diseño Industrial, son los utilizados por las más prestigiosas universidades europeas. Básicamente se trata de entender la fase formativa (entre 18 y 22 años) como un proceso gradual, por eso se van dando los cocimientos de forma paulatina, generando una mejor asimilación. Otro factor importante del sistema semestral es que se enseña a pensar (el ser reflexivo) antes del hacer. Cuando el aprendizaje es gradual y evolutivo se genera conocimiento de calidad. El sistema modular se aplica luego que se pasó la parte formativa, de ahí es que los posgrados se aplican en esta modalidad.

Todo el entorno generado por el eco Campus UPSA está creado para brindar una experiencia universitaria plena. Son 66.000 metros cuadrados de un minibosque con muchos jardines, árboles, canchas deportivas, patio de comidas y espacios de estudios al aire libre que crean sintonía personal y social. El equipamiento está sobre una construcción de 22.000 m2, con aulas, laboratorios, bibliotecas, talleres, salas de estudios, coliseos, centro de convenciones y salones auditorios, dotando al estudiante de todas las herramientas para su aprendizaje y con alrededor de 50 servicios académicos.

La interconexión generada por el sistema presencial, completamente sintonizado a las plataformas virtuales propias en constante evolución, forma el equilibrio entre la tecnología y la humanización. En la UPSA se aplica la máxima de que, las relaciones humanas se generan los grandes cambios. Y ese es otro porqué del título de peso: la vinculación empresarial y entre compañeros que se cuida y potencia, mediante la inclusión y el convenio con más 100 empresas nacionales y las oportunidades de pasantías internacionales.

La formación profesional se fortalece con la experiencia internacional. La UPSA tiene convenios con prestigiosas universidades de 32 países y una Unidad que se dedica a orientar al estudiante dónde hacer los intercambios de acuerdo con sus intereses y proyectos. Pero las fronteras de la internacionalización llegan más allá, con la opción de obtener una doble titulación en 10 carreras, gracias a convenios con la Rennes School of Business (Francia) y la Universidad de Génova (Italia). En el año 2020 la UPSA tuvo su primera doble titulada en Arquitectura, Gabriela Crapuzzi, quien se graduó con máximos honores en Génova.

El destaque de los estudiantes se corrobora en cada experiencia internacional o en participación de eventos competitivos que demuestran la capacidad académica y habilidades sociales que la UPSA internaliza y fomenta en cada uno de los que deciden optar por una educación bajo la cultura UPSA.