martes 1 dic 2020 | Actualizado a 07:55

No hay las condiciones para que el fútbol vuelva

El clásico potosino del 15 de marzo

/ 16 de octubre de 2020 / 13:36

La decisión oficial no está en los clubes sino en las autoridades nacionales

Diversos factores a causa de la pandemia y la vigencia del Decreto Supremo 4352 que prohíbe espectáculos públicos deportivos no permiten aún la vuelta al fútbol, al margen de la fractura que existe entre los clubes y al mismo interior de la Federación Boliviana de Fútbol.

Si bien el Viceministerio de Deportes abrió la posibilidad de que el torneo del fútbol boliviano pueda volver a disputar se desde el 25 de octubre, aún no llegó a la FBF una nota oficial del Gobierno.

Lo que inhibe a la directiva es la restricción que establece el DS 4352, que prohíbe la realización de eventos masivos y aglomeración de personas, todo para prevenir contagios por el COVID-19.

“Está un decreto vigente, y por eso para tener la autorización oficial del Gobierno nacional tiene que darse otra decisión a ese mismo nivel y lograr el visto bueno real”, aseguró Adrián Monje, director de competencias de la FBF.

Sostuvo que en estos instantes la decisión oficial no está en los clubes sino en las autoridades nacionales, que pueden dar una autorización real de acuerdo con el comportamiento de la pandemia en el país.

“A ello se suma las condiciones reales, la logística, cómo se trasladan los equipos a la sede de los partidos, cupos para 30 personas en los vuelos, traslado en buses, hotelería, regreso a sus ciudades de origen. Aún no es normal todo”, reflexionó el dirigente federativo. Aclaró que en su departamento tienen listas las propuestas de juego para cuando tenga que reanudarse el certamen nacional.

(16/10/2020)

Temas Relacionados

Ve una oportunidad en la pandemia: elabora calzados que combinan con el barbijo

La familia Bravo decidió confiar en su emprendimiento y se reinventó.

Los productos son hechos con puro cuero y ha pedido.

Por Andrea Ríos

/ 17 de noviembre de 2020 / 09:49

Los bolivianos son conocidos por la capacidad de ser  emprendedores. Más allá de las circunstancias, está en las venas de cada ciudadano salir adelante con variadas ideas.

Este es el caso de Raúl Bravo y su familia, quienes a pesar de la situación por la que atraviesa el mundo por el COVID-19, continúan con el negocio que crearon hace más de 25 años.

“Esta empresa  va conmigo más de 25 años, con mi padre son más años. Él creó la zapatería, mi papá era especialista en zapatos de varón, yo me especialice más en calzados para mujer”, contó a EXTRA.

La familia Bravo tiene “mucha experiencia” en zapatos de cuero, es por esa razón que, incluso, decidieron innovar y realizan modelos de acuerdo con la temporada y muchas veces a pedido de los clientes, quienes les mandan alguna idea y los zapateros la diseñan.

Por la pandemia el trabajo de los emprendedores se vio paralizado, ya que no podía realizar el envío de sus productores a los distintos departamentos del país. “Nosotros enviamos nuestros zapatos a nivel nacional, nos afectó bastante la cuarentena, ya que estábamos restringidos y no se podía realizar la distribución con normalidad. Hasta ahora contamos con algunas restricciones en los municipios”, indicó.

“Durante la pandemia recibíamos pedidos de los clientes más fieles, y como una forma de complementar los zapatos y para innovar un poco decidimos diseñar barbijos de cuero que combinan con los calzados. Durante el tiempo más duro de la pandemia fue un pequeño aliciente para continuar con nuestro trabajo”, resaltó.

Los zapatos son 100 por ciento de cuero y son elaborados a mano desde las plantas. Con modelos únicos, la familia Bravo continúa con el trabajo, a pesar de las adversidades que se puedan presentar tienen claro que su empresa debe continuar, ya que no sólo la familia se beneficia con el negocio, sino también los trabajadores que colaboran con la elaboración de todos los artículos.

Bravo dijo que hasta el momento la “combinación del barbijo con el calzado, fue muy bien recibida. Es por eso que ahora trabajamos en otros diseños de barbijo de cuero para damas y jóvenes”, expresó.

Comparte y opina:

Artesanos ‘tropiezan’ con cuatro obstáculos para su reactivación

El costo de la materia prima subió, no hay capital, no pueden promocionar ni hay demanda de sus artículos.

El sector informó que a pesar del posconfinamiento aún no tienen ingresos.

Por Soledad Daza

/ 13 de noviembre de 2020 / 22:03

Los costos elevados y la falta de la materia prima, la ausencia de inyección de capital, los pocos mercados y ferias en el país para promocionar sus productos y la inactividad de las festividades sociales son algunos de los obstáculos y dificultades que debe atravesar el sector artesanal de la urbe alteña para su reactivación.

El secretario General del Consejo Central de Federaciones y Asociaciones de Artesanos (Cocedal) El Alto, Héctor Delgado, informó a EXTRA que en esta etapa de posconfinamiento muchos de los artesanos tropezaron con dichas dificultades que causaron que el sector se reactive de a poco.

La falta y los costos elevados de la materia prima, que se requiere para elaborar sus productos, es uno de los problemas principales que dificulta el reinicio de sus actividades para las unidades productivas.

En el caso de los trabajadores en madera y metal mecánica, el dirigente señaló que deben adquirir el insumo a un precio elevado. “Las empresas importadoras de fierros han hecho subir el costo al triple y cuatriple del que era. Lamentablemente en Bolivia no se produce fierro y los compañeros de metal mecánica están comprando a un precio alto”.

En segundo lugar, no hay una “inyección de capital” en los diferentes rubros. “Los artesanos tuvieron que gastar sus ahorros e, incluso, vender sus máquinas y herramientas a causa de la cuarentena”.

Asimismo, indicó que antes de la pandemia se podía vender hasta diez muebles a la semana, hoy en la etapa de posconfinamiento sólo se vende entre uno y dos muebles.

“La venta bajó mucho en esta gestión. La gente ya no nos compra, no tenemos un ingreso seguro, no todos podemos recuperarnos con rapidez, aunque ya no hay tantas restricciones, aún la población no cuenta con dinero para adquirir otras cosas, habrá que tener paciencia no más”, expresó.

En tercer lugar, la falta de mercados y ferias para promocionar sus productos son otros factores que afectan al sector, por lo que requieren del apoyo de las autoridades, tanto nacionales como municipales.

“Es importante que haya una vitrina comercial, para que la población pueda ver el trabajo de los artesanos. Ahora muchos prefieren los productos chinos porque son más económicos, pero nuestro trabajo es garantizado, les va a durar muchos años, además de que están ayudando a los pequeños emprendedores del país”.

Cuarto, la inactividad de las festividades sociales hasta la fecha no permite la reactivación total de los bordadores, orfebrería, fotógrafos, costura y hasta los zapateros, quienes fueron afectados hasta el punto de dejar sus talleres para sobrevivir.

“Son sectores que aún no se pueden levantar por el efecto de la pandemia, no hay fiestas y esto también a afectado al rubro de cotillones, los que hacen piñatas y disfraces, esos sectores todavía están postergados no hay trabajo para ellos, muchos han cerrado sus tiendas”.

Rosmeri Chávez del sector de los bordadores expresó que aún no pueden reactivarse porque no se autorizaron las actividades festivas ni las escolares, ya que requerían los trajes folklóricos para las horas cívicas que se realizan durante el año.

“Estamos como enterrados bajo la tierra, lo que se quiere es una reactivación económica y laboral porque hemos perdido nuestro capital por completo, nos afectó en el alma toda esta situación, esperamos que para el año estemos mejor y que el Gobierno nos dé el apoyo que estamos buscando”.

Además, detalló que varios bordadores cerraron sus talleres y pasaron a realizar barbijos, trajes de bioseguridad y otros tuvieron que cambiar por completo de rubro para subsistir y mantener a sus familias.

Desde la Dirección de Desarrollo Productivo Artesanal de la Alcaldía de El Alto se realizó una capacitación de las nuevas tecnologías, con el objetivo de promocionar y comercializar a través del Internet, las redes sociales, como el Facebook, YouTube y Twitter, entre otras.

Pero, el dirigente de Cocedal, Héctor Delgado, dijo que es un aporte para el sector, pero no es una solución para el mercado alteño porque la venta de sus productos debe hacerse de manera directa y personal.

“El aspecto virtual no está adecuado a nuestra realidad, hoy en día el mercado que tenemos es directo, uno expone su producto, el cliente ve y compra, de manera virtual no se tiene la misma capacidad para vender. Todavía hay que trabajar en este aspecto de forma progresiva para que los compradores se adecuen y nosotros aprendamos a manejemos bien los paquetes”.

Con el estado de emergencia sanitaria pararon todas las actividades culturales, folklóricas y de turismo, por lo que los artesanos no lograron vender sus productos y perdieron el capital de trabajo. Hoy con la etapa de posconfinamiento diferentes sectores se reactivan con dificultades y de apoco.

“Esperamos que haya políticas de apoyo a los artesanos y que la población comience a consumir lo nuestro, ya que no solo se lleva un objeto a casa, sino que crea fuentes de empleo, que ayudan a muchas familias a salir a delante”.

Comparte y opina:

Las ‘tantalanitas’ una de las novedades en Todos Santos

Una emprendedora paceña elabora las t’antawawas con lata y crochet.

Milenka Alcón, de 22 años, realiza muñecos personalizados.

Por Andrea Ríos

/ 9 de noviembre de 2020 / 15:52

La festividad de Todos Santos, que se celebró el 1 y 2 de noviembre en La Paz, encontramos sobre salen artesanos que trabajan con mucho esmero para ofrecer manualidades únicas.

Este es el caso de Milenka Alcón, quien con 22 años, busca maneras de mostrar su arte. Ella contó a EXTRA que con cada una de sus creaciones puede salir de lo cotidiano y relajarse realizando los diseños.

“Desde julio comencé con esto, en realidad desde mis ocho años me llamaba la atención las manualidades y tomé cursos de goma eva, pero ya en la cuarentena me animé a aprender a realizar los amigurumis (peluches tejidos) y entré a YouTube para aprender. Mi mamá me enseñó los puntos básicos de tejido a crochet”.

Milenka dijo luego de aprender el arte, comenzó a realizarlos de manera personalizada. “ Los clientes me pasan fotografías de sus perritos o gatitos o alguien a quien quieran recordar, para que yo pueda replicarlos en el tejido a crochet es muy complicado muchas veces, pero siempre se puede lograr con esfuerzo y dedicación”.

El amigurumi es una técnica que se origina en Japón y  consiste en tejer pequeños muñecos con crochet o ganchillo. Generalmente se tejen amigurumis de animalitos como ositos, gatitos, perritos y van quedando adorables a medida que uno les va aplicando los detalles, también se puede tejer cualquier tipo de forma que uno se pueda imaginar, como plantas, comidas y accesorios.

“Siempre voy pensando en qué modelos puedo crear, mi última creación es la Tantalanita, una réplica en crochet de las tradicionales t’antawawas, que acompañan la mesa para la llegada de los difuntos. Está teniendo buena aceptación, ya tengo algunos pedidos”.

Este y muchos más emprendimientos los pueden encontrar en la plataforma de promoción de negocios Escaparate Emprendedor.

“La app es una herramienta de apoyo para los emprendedores. La hemos diseñado y desarrollado durante la pandemia del COVID-19. El Escaparate Emprendedor lo lanzamos el 23 de julio del 2020”, dijo Sergio Siles Sánchez Secretario Municipal de Desarrollo Económico de la Alcaldía.

Comparte y opina:

Alan ‘combate’ al coronavirus a través de un videojuego

Debido al confinamiento descubrió su pasión por la programación.

El muchacho, de 12 años, trabaja para que esté disponible para celulares.

Por Soledad Daza

/ 9 de noviembre de 2020 / 15:30

Debido al confinamiento que se vivió en el país a causa de la pandemia, Alan Mena descubrió su habilidad y pasión por la programación y creó una forma divertida de “combatir” al coronavirus.

El adolescente, de solo 12 años, se “enganchó” tanto con la programación que se dedicó a aprender de manera autodidacta, ejercicio que cada día le permite descubrir algo nuevo.

Desde la computadora que su mamá le compró con esfuerzo, Alan creó Pacnemia, un videojuego inspirado en la pandemia y el popular juego Pacman. El nuevo prototipo consiste en que el planeta Tierra — que ahora está asechado por el COVID-19— debe comer todas las frutas y verduras que están en el circuito, de esta manera puede pasar al otro nivel.

“En el camino, el planeta encontrará una manzana, naranja, piña, el brócoli, la cebolla, banana, frutilla, cereza y otras frutas y verduras, pero no debe dejarse tocar por el COVID cuando está verde porque perdería el juego”, contó a EXTRA.

Para ganar, los jugadores tienen que pasar diez niveles en los que no deben dejar que el virus los alcance, el ganador obtiene una medalla. “Hay un botiquín que aparece por 10 segundos y si no lo tomas desaparece, luego vuelve a aparecer por otros 30 segundos, es como una ayuda”.

Alan es hijo único y el apoyo de su mamá le permite seguir descubriendo sus habilidades y no decaer cuando siente que algo no le salió como él quería. “Cuando estoy frustrado mi mamá me alienta a seguir adelante, es muy importante”.

El emprendedor creó el videojuego en casi tres semanas, tiempo que pasó diseñando cada una de las frutas, verduras y los personajes principales que forman parte de Pacnemia. “No debemos pensar que sólo de adultos comenzaremos a crear nuestros proyectos, desde chicos podemos lograrlo solo hay que ser perseverantes”.

Para Alan todo empezó en la cuarentena rígida. A través del celular de su madre comenzó a explorar y crear clases organizadas en diferentes aplicaciones para el ser que le dio la vida, su desenvolvimiento sorprendió a su progenitora, quien dijo que eso le animó a comprarle una computadora.

El muchacho contó que de esta manera conoció la web educativa, en la que encontró contenido sobre programación. “Hizo todo solo desde un inicio, fue una sorpresa, tiene una habilidad que descubrió este año y es la tecnología”, dijo su mamá Liliana Canaviri.

Contó que como todo niño a su edad y en esa etapa de transición de la niñez a la adolescencia, Alan es un muchacho travieso, pero con un grado de madurez que la sorprende.

“Sabe de aplicaciones que uno no se imagina, recién tuve una videollamada compartida que no tenía buena imagen y me contó que existe una aplicación que si todos tienen se generará una imagen nítida y me lo demostró, no sé cómo lo hizo, pero tiene una habilidad en la tecnología que es valorable y que quiero potenciar».

En la actualidad, Alan trabaja en otro proyecto que consiste en un juego de preguntas y conocimiento general, para el cual está creando las figuras que serán parte del mismo.

Pacnemia, por el momento, solo se juega en la PC, pero muy pronto estará en celulares. “Gracias a mi mamá tengo una licencia para exportar a Windows y con la ayuda de personas estará en Google Play”.

Comparte y opina:

El 90 % de los ‘guerreros contra el COVID-19’ vencieron este mal en El Alto

Al menos 850 profesionales de salud contrajeron la enfermedad cuando cumplían su labor.

El sector pidió material de bioseguridad.

Por Soledad Daza

/ 1 de noviembre de 2020 / 20:37

Hasta la fecha, el 90 por ciento de todo el personal en salud, llamados guerreros contra el COVID-19 porque se infectó con la enfermedad, vencieron al virus y ya están recuperados y cumpliendo con sus labores en El Alto.

El secretario del Sindicato de Ramas Médicas en Salud Pública (Sirmes) de El Alto, Daniel Cazas, expresó que el sector en salud continúa con la batalla pese a que hacen falta los equipos de bioseguridad adecuados para precautelar la salud del personal que se encuentra en primera línea de lucha contra la pandemia.

«Han ido retornando paulatinamente a sus centros de salud y a los hospitales para realizar sus funciones, sin embargo estamos a la espera de algunos resultados y se sigue haciendo el control porque hay mucho paciente que está llegando a los servicios de salud y eso es también un riesgo porque no se cuenta con los equipos de bioseguridad adecuados hasta la fecha”, expresó.

En un poco más de seis meses con la pandemia el virus infectó a varios médicos, enfermeras y demás personal de los hospitales. En El Alto, según Cazas, hasta la fecha se reportó el contagio de 850 personas del sector salud entre profesionales y trabajadores.

Y al menos diez personas de este sector perdieron la vida desde que se dio el brote de esta enfermedad en marzo pasado, cifra que causa dolor en el gremio.

«Ojalá no tengamos más contagios en el personal de salud, más bien no hemos tenido decesos, porque al principio hemos tenido decesos en médicos y trabajadores en salud de aproximadamente diez personas que fallecieron en la ciudad de El Alto», dijo.

Con relación a la situación del restante 10 por ciento del personal en salud aún se encuentra con baja médica y con un tratamiento ambulatorio en sus hogares.

Manifestó que desde el inicio de la pandemia el sector en salud de la urbe alteña tropezó con la falta de insumos de bioseguridad para el personal en salud, medicamentos, entre otros. “Las autoridad sacaron un instructivo para que el servicio de odontología atienda con normalidad en todos los centros de salud, pero no se tiene equipos de bioseguridad para los odontólogos ni insumos para hacer las curaciones y seguimos tropezando con las mismas dificultades desde hace tiempo».

Lamentó que en el caso del hospital del Sur, que se inauguró hace algunas semanas, no cuentan con medicamentos para atender a la población y tampoco con insumos que ahora son cubiertos por los mismos profesionales.

«No se está concretando con todas las necesidades que tenemos para brindar la atención a nuestra población y nos preocupa que muchos de nuestros centros de salud no tiene ni medicamentos, la gente se hace atender con los profesionales pero salen con una receta para comprar los medicamentos».

Ya en esta etapa de la pandemia señaló que se redujo los casos positivos, pero se requiere fortalecer las salas de terapia intensiva ante un posible rebrote del coronavirus. «En el Hospital del Sur se tiene una sala de terapia intensiva donde no se tiene los equipos necesarios para atender al paciente en terapia intensiva».

Comparte y opina: